Cómo saber si se ha producido una lesión de los ligamentos cruzados

Profesionales y aficionados del deporte, un mal gesto, un movimiento inadecuado, puede provocar que nos lesionemos los ligamentos cruzados que se encuentran en la zona de la rodilla. Pero ante una lesión, ¿cómo saber que se trata de una lesión de los ligamentos cruzados? ¿Cuáles son los síntomas que tendremos que sentir en el momento de la lesión para conocer el diagnostico?

En primer lugar lo que sentiremos será como una especie de chasquido en la zona de la rodilla seguido de un intenso dolor en la región. A la hora de levantarnos o comenzar a caminar nuevamente notaremos gran dificultad para poder apoyar nuestra pierna, incluso pudiendo llegar a no poder usar la pierda para caminar, debiendo ayudarnos de muletas o similares para poder caminar hasta que nos sometamos a una intervención que nos solucione el problema.

Otro síntoma frecuente es la inestabilidad que sufrirá la articulación de la rodilla lesionada, así como cierta inestabilidad a la hora de de caminar. Cabe decirse que otro de los síntomas más habituales es que cerca de unos 70% de los deportistas que se dañan esta región de la rodilla pueden sufrir un derrame hemático (sangre) en las siguientes veinticuatro horas después de producirse la lesión.  Como consecuencia de la lesión tanto el estiramiento como el movimiento de extensión de la articulación dañada se limita muchísimo, lo cual provoca que aquel que ha sufrido la lesión tienda a colocar la rodilla en posición de semiflexión.

Si no se pone solución rápida, la lesión de ligamentos cruzados ocasionará inflamación en la región, ya sea moderada o extrema. Es precisamente por este motivo que cuando mejor se puede realizar el diagnóstico de dicha lesión es cuando acaba de producirse.  Para poder realizar la valoración de la lesión el especialista deberá realizar diversas pruebas antes de dar una valoración exacta de la lesión concreta.

2013-04-24 21 53 56

La función de los peritajes judiciales en una reclamación

Los peritajes judiciales tienen una función muy determinada a realizar en cualquier  proceso de controversia, de reclamación judicial o extrajudicial que se les reclame, pero si bien su función es muy determinada, ¿en qué momentos de cada proceso entran los peritos judiciales? Depende, y depende pues no es lo mismo un perito solicitado por las partes para la aportación de las pruebas periciales en el juicio que para una evaluación previa de análisis de la causa por ejemplo.

Así, vemos que un peritaje judicial puede requerirse en distintos momentos, en el mismo proceso, cuando las partes proponen las pruebas y se realizan, pero también previamente a este momento, incluso previamente al mismo proceso judicial, cuando aún en fase extrajudicial las partes quieren asegurarse y solicitan dictámenes periciales extrajudiciales y pre-informes extrajudiciales, entre otros.

Con esto se pretende referir a que la presencia de un perito judicial no es tan sólo preceptiva en el mismo ámbito judicial sino que la misma también puede resultar preceptiva e incluso útil fuera del terreno judicial, todo y que realice peritajes de carácter judicial, pues igual después de uno de esos peritajes judiciales realizados en vía judicial se desprende que no era tan rentable acudir a la vía judicial y paralizamos la demanda o tomamos otras decisiones que nos resultarán más ventajosas, o cuanto mínimo, menos costosas para nosotros.

Dicho de otro modo, los peritajes judiciales tienen una amplia función en el terreno de las reclamaciones, de las controversias y de los daños, unas amplias funciones que le permiten poder ofrecer sus servicios en muchas partes del proceso, incluso como hemos visto en partes que tengan como fin evitar el proceso. Y es que no olvidemos, la función del perito es determinarnos X valor, X dato, para que luego nosotros, o quien corresponda tome las decisiones, las mejores decisiones que crea convenientes con él mismo.

2013-04-20 09 47 56

El derecho a eliminar nuestros datos y las relaciones comerciales

En el mundo actual cada vez son más las páginas Web, las tiendas, los lugares en general que nos piden datos personales nuestros para enviarnos promociones, tenernos fidelizados como clientes, comunicarse con nosotros para los más variopintos temas, y en el mundo actual cada vez son más las personas que por controversia con alguna de estas empresas que tienen sus datos solicitan ayuda legal a un profesional para que les defienda sus intereses. Ante un asunto que está muy en boga, decir sólo un pequeño detalle que a muchos pasa por alto.

Se podría enfocar este texto exponiendo los derechos que nos otorga la LOPD en cuando a la petición, uso y almacenamiento de los datos personales, podríamos hablar de las diferentes categorías de “sensibilidad” en los datos personales o por ejemplo podríamos hablar de las sanciones que se desprenden del incumplimiento de dicha ley. Pero hoy y aquí no se pretende enfocarlo por ahí, se pretende enfocarlo por un tema mucho más concreto: por el derecho que tenemos, o no, de solicitar que eliminen nuestros datos de un lugar del que somos clientes.

De entrada diremos que nosotros somos libres de ejercer nuestros derechos que se desprenden de la LOPD (entre ellos el de cancelación), como norma general, ante cualquiera (excepto excepciones obviamente como instituciones oficiales, etc.) que disponga de datos personales nuestros, pero obviamente también existen algunas salvedades al respecto, y una de esas es la de solicitar que cancelen nuestros datos de un lugar que somos clientes.

Y obviamente ello resulta lógico, máxime cuando vemos que de nuestra calidad de clientes, puede desprenderse la necesidad de la otra parte de comunicarse con nosotros, y en consecuencia tiene todo el derecho de tener nuestros datos para mantener la relación comercial, y nosotros no podremos pedirle que los elimine por completo mientras seamos clientes. Dicho de otro modo, no es que no los podamos eliminar, poder podemos, dejamos de ser clientes y pedimos la cancelación, pero obviamente ser cliente y pedir la cancelación resulta cuanto mínimo incongruente.

2013-04-03 11 40 48
abogados arrendamientos.