Post Type

El mundo de la comunicación y los contenidos audiovisuales vive una evolución constante gracias a los avances de la tecnología y del propio sector. Entre las grandes novedades de los últimos años una de las que ha cogido muchísima fuerza es la proyección 3D.

En un contexto social y comunicativo con tendencia continúa a la espectacularización, donde el público cada vez reclama más contenido impactante, el uso de una proyección en 3D se han convertido en un gran motor para despertar emociones en cualquier evento.

Una de las técnicas más recurrentes es el video mapping, consistente en proyectar imágenes generalmente inanimadas sobre superficies reales para conseguir efectos de movimiento o 3D, dando lugar a un espectáculo artístico fuera de lo común.

Imagen: pixabay.com

Seguro que has visto numerosos eventos en los que la superficie de un edificio se convierte en una pantalla a la que acompaña un despliegue de efectos lumínicos y sonoros para lograr un show completamente espectacular.

 

 

Las diferentes posibilidades de las proyecciones 3D

Al hablar de mapping nos referimos a proyectar imágenes sobre superficies con volumen para conseguir efectos tridimensionales que dan lugar a toda una experiencia artística y sensorial.

Aunque lo habitual suele ser llevarlo a cabo sobre edificios, lo cierto es que cualquier superficie amplia y visible a distancia, con suficiente espacio para su realización y con una fisionomía perfecta para poder jugar con los volúmenes y colores puede actuar como pantalla idónea para esta técnica.

 

Efectos de las proyecciones en 3D

Además, más allá de la vertiente creativa o artística, el mapping o las proyecciones 3D pueden ejercer un gran papel a la hora de explicar un producto, sus características o incluso reforzar una idea o identidad.

Mediante un software desarrollado de manera específica conseguimos crear efectos en 3D que logran deleitar a cualquier auditorio. Además, esta técnica permite agregar dimensiones adicionales, ilusiones ópticas y dar movimiento a fondos estáticos que junto al audio permiten crear una narrativa audiovisual con vida propia, lo que acaba por convertirse en una experiencia sin precedentes.

Sectores que van desde el turismo, pasando por los espectáculos, hasta la publicidad o los negocios han acogido la proyección 3D y han sabido sacar partido a un impacto que sobrevive más allá de cualquier evento.

Para un gran número de empresas que buscan conectar de forma emocional con su público, las proyecciones en 3D se han convertido en una herramienta muy útil en sus eventos de la que beneficiarse hoy en día para crear experiencias y un contenido mucho más viral. Recuerda que la expectación del público puede acabar convirtiendo el show en todo un fenómeno en redes sociales. ¡Sorpender es clave!

 

Sobre El Autor

Deja un Comentario